viernes, abril 01, 2011

Maestros y Discípulos: 'El Abogado del Diablo' de Taylor Hackford

 


"Kevin Lomax: Y hay más que esta habitación?
Eddie Barzoon : Tan sólo esto.
Kevin Lomax : Y ni una cama?
Eddie Barzoon : Ni una.
Kevin Lomax : Y dónde duerme?
Eddie Barzoon : Quién dice que duerme?
Kevin Lomax : Y dónde f#ornica?
John Milton : En todas partes!!!!.


Y estamos comenzando este ciclo con una obra muy recordada viajando al lugar de los clásicos: 'El Abogado del Diablo' ('The devil's advocate', Taylor Hackford, 1997). Taylor es un cineasta muy versátil y a pesar de su larga carrera sus trabajos de dirección tardan mucho en hacerse, eso sí, cuando se realizan, valen mucho la pena, por ejemplo: 'An office and a gentleman' (1982); 'Against all odds' (1984, sí, con la canción homónima de Phil Collins); 'Sangre por sangre' (1993), 'Prueba de vida' (2000) y 'Ray' (2004); alguien que sabe de su oficio y nos brinda trabajos interesantes como la que veremos a continuación.

'El Abogado del Diablo', así como suena así es como se ve en una película sobre el tema de la ambición material y la venta del alma espiritual.  Kevin Lomax (Keanu Reeves) es un joven y excelente abogado penalista de la Florida, tiene un feliz matrimonio con Mary Ann (Charlize Theron) esposa perfecta, amante de su esposo y de paso bellísima mujer. Matrimonio joven que lucha para salir adelante cuya única relación cercana familiar es la madre de Kevin, Alice (una correcta Judith Ivey), ultraconservadora cristiana preocupada por la correcta dirección religiosa de su hijo y su nuera. Todo cambia cuando Kevin acepta un trabajo muy bien remunerado en Nueva York. Su nuevo jefe: John Milton (Al Pacino) es el máximo socio de una firma de abogados muy poderosa, con redes internacionales de poder e influencia; al parecer el porvenir de este joven matrimonio se viene de forma alentadora.



Y las desdichas aparecen, una tras otra.

Los casos asignados a Kevin ocupan su tiempo, desatiende a su esposa y le involucran cada vez más en hechos oscuros, nada claros, demasiado sospechosos y muy escalofriantes. Milton irrumpe una y otra vez y se convierte en el mentor profesional y personal de Kevin, increíble que parezca pero es todo un acierto la atmósfera urbana que vemos en la pantalla, como escenario de los diálogos de Milton aconsejando a Kevin (y diré aunque suene raro, muy buenos consejos, como aquél de 'mantente en las trincheras'). Nosotros como el público le vemos como una figura de maldad direccionando el espíritu del joven abogado, lo presentimos todos menos el mismo Kevin, quien continúa su descenso a los infiernos llenos de trampas legales, psicosis de su madre y el delicado estado de su esposa, solo Milton le proporciona tranquilidad con sus consejos.



Tanto el desarrollo de los eventos, uno más macabro que el anterior; nos conducen a un desenlace terrible, no violento pero muy reflexivo, Al Pacino demuestra el caché que cobra y pone un monólogo polémico que seguramente ha debido tocar a muchos creyentes, la experiencia vista en 'El Abogado del Diablo' al menos tras el primer visionado deja cansado al público, pero agradecido, tantos consejos, tanto drama, tanto horror; una película sobre lo delicado de las decisiones, que pone a cualquier pareja en similar situación con ganas de pensar. Milton como mentor y Kevin como el pupilo con proyecciones son clichés retratados de una sociedad actual que busca tanto la competitividad de los jóvenes y el personaje de Milton que aparenta ser un corruptor de talentos más bien parece el que otorga los mejores consejos y a momentos, más útiles que las decisiones del propio discípulo ('atiende a tu esposa, ya habrán otros juicios'). Y es verdad...¿Qué harían ustedes en su situación?

Hemos comenzado bien creo yo, ahora ... cuál creen que debería ser la siguiente película en este ciclo?

Gracias por las 17.500 visitas!!!!

2 comentarios:

Jean Paul dijo...

La pelicula tiene un inicio traquilo, un desarrollo entretenido y un climax impresionanate, considero que la lucha interna es mas silenciosa,esa, la que se desarrolla en nuestro interior y no otorga tanto tiempo y no nos muestra el camino de la perdicion tan claramente como para actuar como heroes y tomar la desicion correcta, eso me hace recuerdo a las palabras del buen libro "Espacioso es el Camino que conduce a la perdicion" y "Angosto es el camino que lleva a la vida". Saludos Alexo.

Alexdangelo Choque Flores dijo...

Si, eso del camino es demasiado cierto!