domingo, abril 01, 2012

‘Las locuras del emperador’; Disney atrevido y divertido

 
locuras3
 
-Oh oh.
- No tienes que decirme, vamos a caer por una cascada gigante.
- Sí.
- Y abajo hay piedras?
- Puede ser.
- Va a doler.
 

Miren que hoy me topé por accidente con esta película, que data ya del año 2000. Doce años han pasado para que logremos definir si este tiempo y esta película han logrado pasar esa dura prueba, saber si envejecen bien. Porque a veces uno no sabe qué pensar sobre muchas películas a largo plazo, uno tiene una opinión al calor del estreno de una obra pero luego el tiempo y otros puntos de vista indican lo acertado o desacertado de nuestra primera impresión.

Vistos y considerando todos estos años después de ‘Las locuras del emperador’ (Mark Dindal, 2000); creo afirmar que no ha perdido su frescura.

Kuzcotopía

Porque si a la entonces todopoderosa Disney le faltaba profanar presentar alguna cultura que no haya mostrado completamente antes, ésa era nuestra gran cultura ancestral de los incas. Centrada en ambientes peruanos pero que han extendido su imperio en casi todos los países andinos incluyendo Bolivia. Porque antes de esta producción podemos repasar la geografía de la filmografía de Disney: Europa septentrional en ‘La bella y la bestia’; la antigua Irak en ‘Aladdin’; África en ‘El rey león’ y en ‘Tarzan’; Estados Unidos en ‘Pocahontas’; Francia en ‘El Jorobado de Notre Dame’; Grecia en ‘Hércules’ y China en ‘Mulan’. Incluso las películas clásicas de Disney viajaron por todo el mundo y salvo unos films animados de los años 40 (o 50 no recuerdo) donde el mismo Walt Disney presentaba un documental con el Pato Donald y el mismo Goofy en Perú y Argentina, pocas veces hemos visto retratada nuestra Latinoamérica en la mirada de este estudio.

Y cuando pensábamos muchos que la compañía del ratón nos entregaría una aventura profunda , emocional y sentimental relacionada a nuestras creencias antiguas; cuando pensábamos que tendríamos nuestra propia ‘Mulan’, pues Disney pasaba de todo esto y nos entrega, con desfachatez, sin el mínimo de verguenza, una película llamada ‘Las locuras del emperador’.

Y yo celebro que lo hayan hecho así.

 

locuras1

 

Porque recuerdo que muchas familias acudían a las salas de cine y los niños la pasaban bien y muchos padres, pero por otro lado al no tener mediana importancia la red internet, se escuchaban voces (no muchas) que decían cosas como ‘porqué se permite que la gente vea esta versión nada coherente con la historia incaica, con nuestra propia historia’. Puede que tengan razón, a al luz de lo mostrado pero admito que yo la pasé divertido porque la ví en VHS y sólo me quejaba – y era sólo por encontrar un motivo -- porque el doblaje latinoamericano seguía siendo el habitual de la corporación: mayoría mexicana. No tengo nada en contra del doblaje latino, pero un poco más de diversidad (siendo que hay excelentes dobladores peruanos) hubiera dado un toque más genuino a esta propuesta. Les juro que no observo nada más.

Porque aquí comienzan mis felicitaciones. Comenzando por esa historia simple y sencilla cual es la vida de un joven emperador inca llamado Kuzco y su grandiosa inmadurez y uso irresponsable del poder, la presencia galante y leal de Pacha, el amor de su esposa y su familia, la ambición desmedida de Yzma y el carisma de pésimo villano pero gran cocinero que es Kronk. Los cuatro se encargan de situaciones humorísticas de una alta comedia negra. Sí, comedia negra moderna que no por ser infantil dejaba de gustar a cualquier edad. Qué más se puede decir en situaciones inverosímiles y que no tienen nada que ver con nuestras costumbres y nuestra historia? Es que los errores históricos son innumerables: la piñata mexicana, el sombrero de charro, los disfraces de Frankenstein ó la rueda en las carretas. En definitiva: usaron nuestra geografía como simple excusa, no les importó y se nota que sus animadores, técnicos y la producción se la pasaron en grande haciendo esta película.

Animación sin descanso ni pausas donde las situaciones cómicas superan a las dramáticas, donde siempre se está por caer al precipicio del ridículo y sin embargo se conserva como aventura ligera de televisión de finales de los 90s. Es pura comedia americana e ilustraba esas situaciones incómodas y extremas impensables en otras producciones de Disney mucho más serias, digamos que uno no se imagina un ‘Pocahontas’ filmada de esta manera ni por si acaso. La explotación de estos recursos n unos personajes que daban para ello no dió ni por si acaso el éxito mundial esperado pero sí salvó costos de realización, tuvo buena crítica y lo más importante, ha pasado la prueba del tiempo.

Incluso el campo técnico no debió costar lo que dicen que costó (imposible que hayan firmado cheques por 100 millones de dólares), porque tiene una animación tan simple y poco esforzada que parece una beta de prueba, ni qué decir del sonido y la música que parecen sacados de las audiotecas antiguas de cualquier estudio. Aunque cabe reconocer que Sting cantaba esa preciosa canción ‘My funny friend and me’ nominada al Oscar, es decir, un esfuerzo rápido y cómico para ir cumpliendo agendas.  No era para pedirle más a algo que no pensaba ser tomado en serio y la diversión con ese atrevimiento ya no fueron vistos más por Disney, lamentablemente.

locuras2

No hay comentarios.: