miércoles, diciembre 08, 2010

"La Red Social", testimonio de una generación

"- Debes estar odiando a los gemelos.
 - Yo no odio a nadie, los 'Winklewii' no me están demandando por la propiedad intelectual. Me estan demandando porque por primera vez en sus vidas, las cosas no les salen exactamente cómo ellos esperaban."

Al fin con ustedes: La Red Social, la última obra de David Fincher, con guión de Aaron Sorkin, con la música de Trent Reznor y Atticus Ross y con las actuaciones de Jesse Eisenberg en el papel de Mark Zuckerberg (el creador de facebook), Andrew Garfield (como Eduardo Saverin) y Justin Timberlake (como Sean Parker, fundador de Napster); señores hablaremos de La Red Social, la película del facebook es el film que de la manera más precisa da testimonio de una generación, la nuestra.

No hablaré mucho de los aspectos técnicos que serán reservados para el estudio de David Fincher, hablemos de la historia: Erica rompe con Mark, el muchacho todo trastornado (creemos) es un genio de la informática y decide con despecho generar un juego irrespetuoso de elección de chicas en la red de Internet de Harvard; corre el año 2003 y Mark inicia de esta forma su vertiginosa carrera hacia la creación de la red social más importante, la más numerosa, la que cambia el modo y la forma de las relaciones sociales para siempre.

En su rumbo recibe la colaboración de su amigo Eduardo y las enseñanzas de Sean así como la oportunidad de trabajar con los gemelos Winklevoss pero Mark tiene su idea en constante expansión y crecimiento, el dolor que le causa la broma iniciada la noche que rompe con Erica será su motor y aunque pareciera que le vemos inteligente y muy seguro en casi todo, no veremos realmente cómo es el verdadero Mark; fracasaremos una y otra vez en ese intento de compenetrar en él.

Porque así debe ser.


Esta nueva generación no se parece a la generación X, ésa que crecía bajo la sombra de Nirvana, las crisis económicas, que no encontraba respuestas y se jugaba la sobrevivencia en el mundo moderno, esta nueva generación usa el Internet para ello y más, se comunica de varias formas, no tiene límites  (si ven fronteras las destruyen así de fácil) y compite contra el tiempo (memorable diálogo inicial de Mark y Erica que parece un chat a dos bandas); antes los jóvenes pensaban y dudaban, ya no más; ahora estos jóvenes piensan (no correctamente en la mayoría de las veces) pero a la par de pensar hacen cosas, crean cosas, desarrollan LAS COSAS.

Mark es así, un friki con un problema personal de relacionamiento social que no nos permite entrar en su interior, sólo con Erica podemos ver esos atisbos; es un genio con un talento mayúsculo que avanza en su propósito y para ello debe enfrentarse al entorno al que quiere ganarle, si los amigos y lealtades son obstáculo les debe dejar porque su visión es más grande. Éste es el punto más dramático del film: la construcción y destrucción de confianzas entre amigos, la forma en que Mark debe afrontar dos juicios de quienes eran sus compañeros y conocidos y ser testigos de su frialdad de piedra, su maquiavelismo calculado, su razonamiento lógico y su soberbia justificada.

El Ciudadano Zuckerberg
Y tiene más mérito por la portentosa actuación de los jóvenes que se cargan el film: Jesse, Andrew, Justin y Armie convencen completamente en sus personajes (Armie Hammer solito en un doble papel, uau) y en el caso de Mark las comparaciones con el Ciudadano Kane de Orson Welles asustan, no lo digo yo sino todas las webs de críticos rendidos a esta película y que ven similitud con el clásico: el uso de los medios y la creación de imperios de la información que cambian la vida de las personas, y desde el punto de vista de sus protagonistas, tanto Kane como Mark son seres enigmáticos cuyos corazones son difíciles de explicar, al joven genio no le interesa el dinero: sus peleas legales son para él meros trámites que desperdician su tiempo ya que le interesa otra cosa: su "creación" y lo que ello implica, que es algo más profundo.

El retrato de estos jóvenes es como el mismo muro del facebook: superficial, rápida y contundente, mientras algunos pierden allí el tiempo otros la usan para revolucionar el mundo.


Un film notable, con un mensaje universal y una realización impecable donde no podemos alinearnos con nadie porque es dificil ver bondad pura o maldad pura. La aportación del film esta aún por probarse según pase el tiempo pero en mi opinión personal y con lo que hemos visto, La Red Social es la carta de presentación del talento juvenil, de la fuerza de los muchachos y muchachas que han hecho posible las más grandes transformaciones sociales de la humanidad; y porque merece etiquetarse... "Hecho el año 2010 por gente que vive el presente".

1 comentario:

Medusa dijo...

Coincido EN TODO, amigo. "La Red Social" para mí es una película y una tesis en sí misma. No dudo que dentro de algunos años será vista como una referencia obligada sobre las relaciones humanas en nuestra época, los medios y la forma comunicarse de una generación.


Saludos!